En este caso es una empresa a nivel particular quien solicita contratar a un perito informático, que recuerdo que en Extremadura debe ser Ingenierio en Informática y colegiado en el CPIIEX, para descubrir las razones de la baja productividad de un empleado. El perito informático demostró que el contratado había visitado más de 300 web de contenido pornográfico en una semana, sin embargo, el juez determinó que la empresa debería haber avisado de las condiciones del uso de los equipos informáticos al realizar el contrato.

Enlace a la noticia…