En muchos casos, la eliminación de la información de cualquier dispositivo electrónico es crucial para cualquiera de nosotros. Queremos borrar totalmente información de nuestro ordenador si por ejemplo vamos a venderlo de segunda mano, de un disco duro porque ya es demasiado pequeño y vamos a hacernos con otro, o información de empresas que intentan preservar los datos de sus clientes acorde con la legislación actual.

Sin embargo, existen otras ocasiones en las que hackers o  personas que hayan cometido algún delito intentan deshacerse de las pruebas. En principio es fácil, pero no todo es tan sencillo como parece cuando entra a trabajar un perito en informática.