Europa VII, la llave de la industria conectada 4.0 para el sector agroalimentario

Gestionar una explotación agroalimentaria es un proceso complejo. Por un lado, tenemos el día a día de la propia industria, la obligación de cumplir con las políticas de sanidad y seguridad alimentaria vigentes y, por otro lado, se ha de cumplir con los requisitos estipulados por las administraciones en cuanto a la información clave de la explotación.

La administración exige llevar un control total de todo lo que sucede en una explotación y es necesario mantener al día toda la información generada en la actividad de una manera fiable y libre de errores.

Si nos referimos a una explotación ganadera, es necesario disponer de la información sobre los nacimientos y las muertes, los controles sanitarios y las vacunaciones, gestionar las inspecciones obligatorias, documentar los cubrimientos, y además garantizar la trazabilidad de cada animal individual, o de cada lote de animales, según sea el caso.

En el resto de explotaciones agroalimentarias existen requisitos similares, cambiando los datos requeridos en función del tipo de explotación, como es lógico.

Los requisitos de información en la industria agroalimentaria del siglo XXI

Si seguimos con el ejemplo de la ganadería, todos esos datos mencionados se deben añadir a SITRAN (Sistema Integrado de Trazabilidad Animal), una base de datos compleja y heterogénea que integra al Registro General de Explotaciones Ganaderas (REGA), al Registro de Identificación Individual de Animales (RIIA) y al Registro de Movimientos (REMO).

Mediante la información almacenada en SITRAN es posible conocer exactamente el origen de un animal cualquiera, sea cual sea la explotación en la que se encuentre y teniendo en cuenta los movimientos realizados, ya sean en el propio país o fuera de nuestras fronteras.

Por otro lado, los ganaderos han de mantener actualizada la información de sus fincas en los libros de registro de la explotación, donde se incluyen todos los datos que determinan el censo de los animales y sus características principales, y que quedan asociados de manera unívoca a su ganadería.

Además de esto, existe el documento de movimientos (que recoge los datos de la explotación de origen, la de destino y el movimiento realizado) y, por si fuera poco, dependiendo de la especie del animal pueden cambiar ciertos requisitos o formalidades que se han de integrar en el proceso.

Siendo esta la mejor manera de llevar un control total sobre cada explotación hasta llegar a un nivel de detalle del animal individual, existen diferentes maneras de optimizar los recursos en las ganaderías y de gestionar toda la información con garantías de seguridad, privacidad e integridad de los datos.

Por desgracia, la mayor parte de las explotaciones siguen utilizando sistemas tradicionales de recogida de datos que, pese a funcionar razonablemente bien, son anticuados y propensos al error humano, ya que el registro de datos se realiza en las oficinas y no en las fincas.

Sería ideal conseguir mediciones y registrar los datos de los diferentes controles e inspecciones directamente en las fincas e integrarlos directamente con la base de datos para eliminar todos los errores e inexactitudes en que se incurren al utilizar los sistemas tradicionales.

Además, la falta de actualizaciones del software empleado, así como sus limitaciones técnicas hacen interesante la necesaria transformación digital que garantice a las explotaciones ganaderas y, por extensión, a todo el sector agroalimentario el salto a la nueva industria conectada 4.0.

Europa VII, la arquitectura que multiplica la productividad en las explotaciones agroalimentárias

Toda la problemática asociada al software anticuado y desfasado que se mantiene aun hoy en día en multitud de explotaciones agroalimentarias se puede superar utilizando una solución a medida de las necesidades de esta industria.

Recoger y procesar todos los datos necesarios para la administración y para la gestión de la finca de manera segura, fiable y flexible, directamente desde el lugar en donde se está controlando al animal es posible, y es precisamente lo que una arquitectura como Europa VII puede ofrecer a los ganaderos, agricultores y profesionales del sector.

Mediante este sistema de gestión a medida es posible superar las limitaciones tecnológicas de sistemas más anticuados, como por ejemplo GIGA. Las mejoras que se introducen gracias a Europa VII tienen que ver con una mejor integridad de la información y mayor seguridad para los sistemas de copia de seguridad, así como también mejoras en el rendimiento y en el acceso concurrente a la información, y la desvinculación de un único servidor.

En otras palabras, los datos y la información de cada explotación estarán más seguros, tendrán mayor disponibilidad, serán accesibles desde cualquier lugar y será posible almacenar mayor cantidad de datos con todas las ventajas del almacenamiento en la nube.

Por tanto, es posible migrar a un sistema con todas estas ventajas recuperando toda la información esencial de la explotación desde el sistema antiguo, y almacenándola en bases de datos con mejores prestaciones, actualizaciones constantes y mayor seguridad.

Y ese sistema permite a las explotaciones disponer de una aplicación específica sobre la que operen usuarios de diferentes perfiles de manera coordinada y síncrona, y mediante la cual se pueda realizar cualquier operación o gestión necesaria.

La gestión integral de la explotación agroalimentaria, en la palma de la mano

Gracias a la arquitectura Europa VII es posible disponer de una herramienta colaborativa al alcance de todo el personal de la explotación, que dispondrá de un acceso al sistema personalizado según su perfil, ya sea administrativo, ganadero, inspector o personal TIC.

Se trata de una aplicación de acceso múltiple que permite realizar todas las gestiones correspondientes a la industria agroalimentaria mediante una única interfaz personalizada y contra una única base de datos distribuida, segura y privada a la que se puede acceder desde cualquier punto de la finca. Incluso si hablamos de puntos de difícil acceso o sin cobertura, como puede suceder en muchas explotaciones, el diseño de esta arquitectura garantiza la integridad de los datos y su correcto almacenamiento.

Así trabaja la aplicación de gestión agroalimentaria basada en Europa VII

A través de una aplicación web alojada en la nube es posible acceder a una plataforma de gestión de los procedimientos internos previa autorización a través de credenciales, y a través de un perfil determinado dependiendo del papel del usuario en la explotación: técnico de inspección en explotaciones, administrativo, administrador o ganadero.

Una de las características más importantes de la aplicación es el acceso a la plataforma desde cualquier punto porque se puede utilizar desde un PC, una Tablet o cualquier dispositivo móvil conectado, gracias a su interfaz autoescalable.

El usuario podría encontrarse en el lugar más inaccesible de la explotación, sin cobertura, y realizar su trabajo sin problema, ya que el sistema actualizará la base de datos una vez recuperada la cobertura sin pérdidas, sin inconsistencias y de manera fiable.

Todo ello se puede hacer posible gracias al módulo desarrollado por CEDESA llamado Synapse, que se encarga de realizar la sincronización de datos entre los dispositivos móviles y la tablet (sincronización inmediata) contra el backoffice y el sistema de gestión del libro de registro de la explotación (sincronización programada).

De esta manera, este backoffice es clave para el desarrollo de una aplicación de toma de datos y gestión de visitas de los técnicos gracias a la posibilidad de almacenar y administrar los datos obtenidos durante las inspecciones en sus visitas mediante relaciones. Esta es la manera de garantizar la confidencialidad, integridad y disponibilidad de la información a través de un medio seguro que cumple con los principios de atomicidad, consistencia, aislamiento y durabilidad.

Las ventajas de un sistema de gestión avanzado de explotaciones agroalimentarias basado en Europa VII

Un sistema de gestión basado en la nube y con la posibilidad de habilitar diferentes perfiles de usuario como el descrito es clave para la mejora de procesos de la entidad, la optimización de recursos y para el cumplimiento de los requisitos de la Administración en todos los sentidos.

Mejorando los procesos reducimos a la mínima expresión los errores humanos y los costes de gestión, a la vez que se simplifica enormemente el trabajo de comprobación y validación de los datos y se dispone de la identificación precisa de cualquier error cometido en cualquier etapa por la que pasa la información.

Se trata de disponer de un único sistema de información capaz de recibir datos y ejecutar todos los procesos necesarios para garantizar la gestión y traza completa de todo cuanto se lleva a cabo en una explotación agroalimentaria.

Desde el momento en el que se recoge la solicitud de una inspección hasta el momento de la entrega de las actas y la emisión de la factura, es posible agilizar y priorizar las diferentes acciones según distintos criterios como el tiempo o edad de la acción, el estado o su tipo, entre otras cosas.

Una aplicación basada en la arquitectura Europa VII es la herramienta esencial para el ganadero y la industria conectada porque permite realizar todos los trámites de manera electrónica (incluyendo la firma y la generación de informes perfectamente válidos), descentralizada y segura, agilizando los procesos y optimizando los recursos disponibles a la vez que cuenta con una sólida protección contra fallos.

Es posible disponer de un registro automático y gestionado de solicitudes de todo tipo, incluyendo visitas a la explotación, inspecciones y demás eventualidades, y a la vez se comporta como una herramienta para la generación automática de informes de gastos.

Se trata, por tanto, de una oportunidad única para asegurar la progresiva transformación digital del sector, y una pieza clave de la llamada industria conectada que, entre otros beneficios, multiplica la productividad de las explotaciones, garantiza la completa trazabilidad de animales, operaciones y gestiones, tanto a nivel de la explotación como con la Administración.